Inicio > Blog > Test Gyroscope Gravity PRO

Test Gyroscope Gravity PRO

24/11/2017

IMG_0331.jpg

 

Si la semana pasada estuve hablando de las Gyroscope Sphere PRO hoy vengo para hablaros de las primas sucias y gamberras, las Gyroscope Gravity Pro modelo 2018 (con bujes mejorados).

 

El salto cualitativo respecto a las mías no es tan grande como en el caso de las primas finas de carretera así que no me esperaba sentir grandes cambios, aunque sí los hubo.

 

IMG_0291.jpg

 

Primero una pequeña descripción del producto:

Ruedas de aluminio ligeras pero resistentes y rígidas sin repercutir en la fiabilidad, con buje mejorado de seis trinquetes trabajando en dos grupos donde notarás una reducción del punto muerto al engranar el conjunto plato-cadena-piñón. Apta tanto para salidas de montaña exigentes como para pruebas deportivas al más alto nivel competitivo.

Como en sus primas finas de carretera, los radios son los Sapim CX-Ray que se caracterizan por su ligereza, resistencia y flexibilidad, comparable a radios de titanio, donde por su diseño y fabricación en frío son extremadamente resistentes a la fatiga.

Aro de aluminio (como ya he dicho) creado para sistema tubeless y con un diseño asimétrico que ayuda a reducir la diferencia de tensión entre los radios.

Y para los amantes del peso, 720g para la rueda delantera y 833g la trasera, dejando la pareja en un total de 1553g.

 

 

IMG_0329.jpg

 

Como os decía, no me esperaba grandes cambios y tras leer toda la teoría tocaba pasar a la práctica.

Pues bien, me sorprendió.

Las ruedas vienen montadas con una combinación de neumáticos pecando un poco en peso pero apostando por lo seguro, Continental X-King (del.) y Race-King (tras.). Los conozco bien porque los he montado durante un par de años así que ya conocía cómo se comportaban.

 

Nada más salir voy a por un sendero de subida ya no sé si por ir fresco de piernas tengo la sensación que subo más rápido de lo habitual. Bueno… sigo a ver… Continúo subiendo por pista y no me cuesta mantener una velocidad alta… Vaya, parece que algo se nota. Me encuentro un repechón y a la mitad aprieto, la bici se dispara hacia arriba. Mmm...… Se me planta una sonrisita de satisfacción en la cara.

Y así es señores, apenas son 200g de diferencia respecto a mis ruedas habituales pero aún hoy me sigo preguntando como una diferencia taaaaaan mínima se puede notar tanto a la hora de rodar. Hostia, que esa diferencia es salir a rodar habiendo pasado por el trono o no!!!! Que salir sin bidón ya es medio kilo menos!

 

Pues sí, son unas ruedas muy reactivas. A la mínima que metes presión a las bielas se acelera la bici. Obviamente no es una e-bike y hay que sudar pedaleando pero notarse se nota.

Un caso claro, después de unos días ya con ellas, cuando ya se te olvidan las diferencias y lo que sientes es “lo normal”, y después de varios días consecutivos saliendo cuando las piernas están ya cansadas, me dispongo a subir Los Bomberos. Para los que no sean de la zona y lo conozcan en sus propias carnes, es un tramo duro, de menos de tres kilómetros pero salvas 300m de desnivel pero pensareis -Y qué miedo da eso? - No, lo que asusta son las rampas constantes del 20 y 25%. Pues bien, a lo que iba, estaba subiendo y sólo podía pensar – Joder, que mal voy. Pensaba que se notaría la diferencia con estas llantas más ligeras. Voy a vomitar. No doy para más.-  Y cosas del estilo.
La sorpresa vino al subir la ruta a Strava y ver la medallita de PR en ese tramo (ya sabéis de lo que hablo). Pues no resulta que había bajado un minuto entero mi mejor marca… Y esa anterior la había registrado en febrero de este mismo año así que no es que ahora esté mucho más en forma.

En fin, ya veis que llevar unas llantas ligeras es una ventaja a la hora de mover la bici pero el problema viene con que suelen ser muy delicadas y para la gente que no somos nada finos bajando trialera puede ser un gran problema (sobretodo para el bolsillo). Pero tranquilos que ya he metido a estas por piedras y resisten bien aunque no tenemos que olvidarnos que el material que llevamos es para XC, no para Enduro o AllMontain aunque a veces nos lancemos por trialeras de ese grupo con bicis rígidas y después nos quejamos que se rompan o hagan ruido.

 

IMG_0297.jpg

 

 

Vale, igual hay alguien interesado por aquí que después de leer toda esta parrafada quiera saber cuanto nos picará el bolsillo. Pues son 645€ PVP. Un precio más que razonable para llantas de estas características.

http://www.gyroscope.es/producto/gravity-pro/

 

También tienen plan reventa donde ruedas usadas, de demostración o similares (vamos, las que estoy usando yo ahora), o en las que algún componente resultó dañado, se reemplazará por nuevos para conseguir una rueda completamente funcional. Si te interesa este plan ponte en contacto con ellos y te informarán. Clica aquí.

 

SALUD Y PEDALES.

2016 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos